Búsqueda: ¿Ladrones con chalecos o una mentira que llegó lejos?

0
0

O todo se trata de la temeridad de una banda de pistoleros jugados al todo por el todo, o todo es una mentira que llegó demasiado lejos.

Desde el martes al atardecer, cuerpos especiales de la Policía de Córdoba, bomberos y hasta el helicóptero de la fuerza realizan un amplio operativo de búsqueda y rastrillaje en campos y montes de la zona de Falda del Carmen, en Paravachasca.

El objetivo: atrapar a cuatro ladrones que, según deslizaron los propios policías ante la Justicia, se bajaron armados de un auto y, provistos de chalecos antibalas colocados, se ocultaron en un denso monte…

Antes de esconderse en ese terreno, esos supuestos pistoleros con chalecos oscuros habrían mantenido un “feroz tiroteo” con unos policías, según deslizaron los propios uniformados.

Sin embargo, lo que parecía una cosa, está mutando a otra.

Tal enfrentamiento armado con tal banda con chalecos no habría existido, tal como se deslizó.

Pasan las horas, pasan los días, pasan las noches y de la banda no se sabe absolutamente nada.

No se encontró a nadie, no se apresó a nadie, no se halló arma alguna, mucho menos chalecos antibalas.

A todo esto, en la fiscalía de Diego Fernández, a cargo de la causa, ya existe cierta desconfianza.

Según trascendió de fuentes calificadas, el fiscal no sabe qué y en quién creer, a fin de cuentas.

Es que el funcionario judicial de Alta Gracia no sabe si creerle a la Policía y a las autoridades que le insisten que hay un grupo de sujetos con chalecos que se adentraron “a los tiros” en el monte o, si por el contrario, los supuestos fugitivos ya están en sus domicilios, como mandó a decir un abogado cordobés.

¿Cómo? ¿En sus casas?

Esta persona mandó a decir que los ladrones en realidad eran “rompevidrios” dedicados a sustraer elementos de autos estacionados.

Añadió que mientras escapaban tras ser descubiertos y que, en el marco de un operativo policial rutero, se bajaron asustados y se adentraron en el monte, porque unos policías abrieron fuego “ a lo loco”.

“¿Vos creés que unos pistoleros que supuestamente andan con chalecos antibalas, como dicen que andan, van a andar robando carteras de un auto estacionado sin ocupantes?”, expresó a La Voz un allegado a los supuestos hombres buscados.

“Los policías les dispararon con todo. Abrieron fuego a diestra y siniestra en la ruta… Y luego, para justificar, inventaron que los tipos andaban con chalecos y armados. Ya van a ver. Los disparos son todos policiales”, añadió el informante.

Según esta fuente, los supuestos fugitivos son ladrones de carteras y ya lograron escapar del monte.

Al parecer, ya habrían podido salir de ese campo y hasta habrían regresado a sus domicilios, mientras la búsqueda policial sigue.

En la fiscalía de Fernández están al tanto de esta última versión. De todos modos, en la Justicia hay silencio y cautela. Esperan el devenir de la causa y ver cómo termina todo.

Ya se secuestraron dos cosas: por un lado, el viejo Renault Clio blanco en el que andaban los supuestos pistoleros de chalecos.

El dueño del auto ya mandó a un abogado a pedir seguir en libertad

Por otro lado, se incautaron al menos ocho vainas de balas calibre 9 milímetros, similares a las usadas por la Policía de Córdoba.

¿Y las supuestas balas de la banda? No se ha hallado nada. Nada.

¿Familiar de un jefe?

¿Y cómo se originó todo?

Según fuentes judiciales, el martes a la tarde, unos ladrones rompieron los cristales del auto de un hombre llamado Julio Gaitán en San Clemente. Este vecino estaba en el río La Suela, junto a una mujer.

Al parecer, los ladrones sustrajeron una cartera y se activó la alarma del rodado. Fue en ese marco que los damnificados vieron que los sospechosos huían en un viejo Clio blanco.

Así fue que alertaron a la Policía.

Voceros policiales de aquella zona insisten (por lo bajo) que uno de los damnificados tiene contactos o lazos familiares con un jefe policial.

Esto fue desmentido de manera enfática por altas fuentes oficiales de Córdoba Capital a La Voz.

Lo concreto es que el mismo martes se montó un operativo policial en la ruta camino a Falda del Carmen.

En esas circunstancias, unos policías se toparon con el Clio.

El auto fue abandonado y los ocupantes se metieron en un campo.

Los policías dicen y aseguran que los sujetos llevaban chalecos antibalas y que se bajaron armados y a los tiros. Ya no les creen en la Justicia.

Todo indicaría que, si bien el grupo abandonó el auto por “miedo”, los disparos habrían provenido solamente de las armas policiales.

Y llegó el helicóptero

A todo esto, y de manera llamativa, al lugar comenzaron a llegar más y más y más policías.

Arribaron cuerpos especiales y hasta el Grupo Eter. También llegó el helicóptero policial.

También se sumaron bomberos y efectivos de otros grupos especiales.

El operativo duró el martes, se extendió ayer e iba a seguir esta madrugada, se indicó.

Semejante despliegue policial no pasó inadvertido para nadie.

Sin embargo, los resultados no llegan y aumentan los interrogantes.

“No se ha encontrado nada”, indicó una alta fuente de la causa.

En la Justicia, había algunos funcionarios que ayer rezongaban.

“Pensar que cuando se pierde una persona, hay que golpear muchas puertas para que te manden gente y recursos. Acá robaron una cartera…”, deslizó una alta fuente.

Rastreo. Algunas de las inspecciones en busca de los supuestos fugitivos. (Gobierno de Córdoba)
Operativo. En la búsqueda de la supuesta banda, se llamó hasta al grupo Eter. (Gobierno de Córdoba)
Rastreo. Algunas de las inspecciones en busca de los supuestos fugitivos. (Gobierno de Córdoba)