Cómo es el «mapa plano más preciso jamás creado»

0
1

Científicos de la Universidad de Princeton han reimaginado el mapa del mundo, diseñando una presentación menos distorsionada y radicalmente diferente de ver las tierras emergidas.

Los profesores J. Richard Gott y Robert Vanderbei trabajaron con el profesor de Drexel David Goldberg para crear un nuevo mapa revolucionario: un disco de dos caras que puede deslizarse dentro de un libro de texto o apilarse ordenadamente para su almacenamiento.

Proporciona distancias más precisas que cualquier mapa plano existente, al tiempo que mantiene las distorsiones visuales al mínimo. Durante siglos, los cartógrafos se han volcado en cómo mostrar con precisión nuestro planeta redondo en cualquier otra cosa que no sea un globo.

Ahora, según un comunicado de la Universidad de Princeton, una reimaginación fundamental de cómo pueden funcionar los mapas ha dado como resultado «el mapa plano más preciso jamás creado», obra de un trío de expertos en mapas: J. Richard Gott, profesor emérito de astrofísica en Princeton y creador de un mapa logarítmico del Universo descrito una vez como «posiblemente el mapa más alucinante hasta la fecha»; Robert Vanderbei, profesor de investigación de operaciones e ingeniería financiera que creó el mapa de resultados electorales «América púrpura»; y David Goldberg, profesor de física en la Universidad de Drexel.

Su nuevo mapa tiene dos caras y es redondo, como un disco de fonógrafo o un LP de vinilo. Como muchos desarrollos radicales, parece obvio en retrospectiva.

¿Por qué no tener un mapa de dos caras que muestre ambos lados del globo? Rompe con los límites de las dos dimensiones sin perder ninguna de las comodidades logísticas – almacenamiento y fabricación – de un mapa plano. «Este es un mapa que puede sostener en la mano», dijo Gott.

En 2007, Goldberg y Gott inventaron un sistema para puntuar mapas existentes, cuantificando los seis tipos de distorsiones que pueden introducir los mapas planos: formas locales, áreas, distancias, flexión (curvatura), asimetría (desviación) y cortes de límites (espacios de continuidad). Cuanto menor sea la puntuación, mejor: un globo terráqueo tendría una puntuación de 0,0.

«No se puede hacer que todo sea perfecto», dijo Gott, quien también es un alumno graduado de Princeton en 1973. «Un mapa que es bueno en una cosa puede no ser bueno para representar otras cosas».

La proyección de Mercator, popular en las paredes de las aulas y utilizada como base para los mapas de Google, es excelente para representar formas locales, pero distorsiona tanto las áreas de la superficie cerca de los polos norte y sur que las regiones polares generalmente simplemente se cortan.

Utilizando sus métricas, la proyección de mapa plano mejor conocida anteriormente fue la de Winkel Tripel, con una puntuación Goldberg-Gott de 4,563. Pero eso todavía tenía el problema de «cortar los límites» de dividir el Océano Pacífico y crear la ilusión de una gran distancia entre Asia y Hawai.

Claramente, se necesitaba un enfoque completamente nuevo. «Estamos proponiendo un tipo de mapa radicalmente diferente y vencimos a Winkel Tripel en todos y cada uno de los seis errores», asegura Gott. La inspiración vino de su trabajo en poliedros: figuras sólidas con muchas caras.

Los mapas poliédricos no son nada nuevo: en 1943, Buckminster Fuller dividió el mundo en formas regulares y proporcionó instrucciones sobre cómo plegarlo y ensamblarlo como un globo poliédrico, pero si bien podía proteger las formas de los continentes, Fuller destrozó los océanos y aumentó muchas distancias, como entre Australia y la Antártida.

A Two-sided Earth map from Remember to Switch to PU on Vimeo.

En un artículo reciente, Gott comenzó a considerar los «poliedros de sobre», con formas regulares pegadas una tras otra, lo que llevó a la idea revolucionaria del mapa de doble cara.

Puede mostrarse con los hemisferios oriental y occidental en los dos lados, o en la orientación preferida de Gott, los hemisferios norte y sur, lo que permite convenientemente que el ecuador corra alrededor del borde. De cualquier manera, este es un mapa sin cortes de límites. Para medir distancias de un lado a otro, puede usar una cuerda o una cinta métrica que se extienda de un lado al otro del disco, sugirió.

Este mapa de dos caras tiene errores de distancia más pequeños que cualquier mapa plano de una cara; el récord anterior fue un mapa de 2007 de Gott con Charles Mugnolo, un alumno de Princeton de 2005. De hecho, este mapa es notable por tener un límite superior en los errores de distancia: es imposible que las distancias estén desviadas en más de +/- 22,2%. En comparación, en las proyecciones de Mercator y Winkel Tripel, así como en otras, los errores de distancia se vuelven enormes al acercarse a los polos y esencialmente infinitos desde los márgenes de izquierda a derecha (que están muy separados en el mapa pero directamente adyacentes en el globo). Además, las áreas en el borde son solo 1,57 veces más grandes que en el centro.

El mapa puede imprimirse de adelante hacia atrás en una sola página de revista, listo para que el lector lo recorte. «Una caja delgada podría contener mapas planos de doble cara de todos los planetas y lunas principales del sistema solar», dijo Gott, «o una pila de mapas de la Tierra que brinden datos físicos, límites políticos, densidad de población, clima, idiomas, viajes de exploradores, imperios en diferentes períodos históricos o continentes en diferentes épocas geológicas».

Hasta donde ellos saben, nadie ha creado mapas de doble cara con una precisión como esta. Un compendio de 1993 de casi 200 proyecciones de mapas que datan de hace 2.000 años no incluyó ninguna, ni encontraron patentes similares.

«Nuestro mapa se parece más al globo terráqueo que otros mapas planos», dijo Gott. «Para ver todo el globo, hay que rotarlo; para ver todo nuestro mapa nuevo, simplemente hay que darle la vuelta».

El revolucionario mapa de disco de doble cara minimiza los seis tipos de distorsiones del mapa. (J. Richard Gott, R. Vanderbeian/Europa Press/DPA)