En 2020, la venta digital creció 124% y sumó a más de 700 mil argentinos como clientes regulares

0
0

«El e-commerce es la nueva normalidad», insisten desde la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (Cace), sintetizando la gran evolución sin vuelta atrás que consiguió el canal digital en 2020 en el país, ayudado por la pandemia. 

El crecimiento, aseguran, continuará este año por encima del nivel general de la economía; aunque es probable que no se logrel un salto de la magnitud del año anterior. 

Justamente a esa aceleración terminó de poner números oficiales Cace, al presentar vía web para la prensa el habitual Estudio Anual de Comercio Electrónico en Argentina que realiza junto a la consultora Kantar Insights; considerado el relevamiento más representativo de como evoluciona la actividad en el país. 

En 2020, el comercio redondeó una facturación nacional de 905,143 millones de pesos, un 124 por ciento más que el año anterior medida en pesos. En dólares, el avance fue del 53 por ciento. 

Un ejercicio que permite poner en contexto la cifra es consignar que  equivale al 67 por ciento del total facturado por los shoppings y centros comerciales de todo el país: según datos del Indec, en 2020 movieron más de 1.345 millones de pesos.

Vale recordar que se trató de un año atípico, en el que permanecieron cerrados o con actividad parcial varios meses. 

Aunque el estudio no reveló aún datos provinciales, si se informó que del total facturación, la región centro (Córdoba, provincia de Buenos Aires y La Pampa) aportó el 31 por ciento; el segundo mayor porcentaje luego del 38 por ciento del Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

Detrás, en tercer lugar, quedó el Litoral con el 12 por ciento, seguido en menores cuotas por el resto del país. 

706.000 nuevos compradores

La facturación anual del e-commerce correspondió a 251 millones de productos vendidos, un 72 por ciento más que en 2019; a través de 164 millones de órdenes de compra (84 por más interanual).

Otro salto correlativo se dio de parte de los consumidores: en canal registró 1.284.960 nuevos compradores, sumando un total de 20.058.206. 

De ese casi 1,3 millón de argentinos que debutaron comprando online, el estudio detectó que al menos un 55 por ciento (706.728 consumidores) se conviertieron en compradores cotidianos o regulares. 

Por otra parte, entre los millones que ya ejercitaban la venta digital, también creció la frecuencia de compra. Esa mayor instalación del hábito, sumada a los altos niveles de satisfacción que detecta el estudio en los compradores (llega al 99 por ciento), es lo que hacen hablar a Cace del e-commerce como «nueva normalidad». 

«Hay informes que sañalan que la nueva normalidad ya tiene dos rasgos: la instalación del teletrabajo entre quienes pueden hacerlo y del comercio digital», subrayó Alberto Calvo, presidente de Case. Y gregró: «El 87 por ciento de las empresas consultadas por el estudio dicen que a la venta online le irá mejor este año». 

Julieta Dejean, líder del área de experiencia de cliente y comercio de Kantar, sumó otra fortaleza que augura un 2021 de expansión para la actividad: «Nuestros estudios anticipan que este año el consumidor será más conciente aún y estudiará muy bien a dónde dirigir el ingreso. Allí aparece la fortalza del e-commerce para dar acceso a variedad de precios y promociones». 

En ese sentido, el estudio de Kantar muestra otra tendencia sin retroceso: el borrado progresivo de los límites entre canal digital y físico; fenómeno que incliuye el hábito generalizado de usar la búsque digital, cada vez más desde el celular, antes de comprar por cualquier medio. 

«En 2020, el 95 por ciento de los consumidores buscó informacion online incluso para compras en el mundo físico. Entre ellos, 64 por ciento lo hizo desde el celular con creciente relevancia de las redes sociales», sintetizó Dejean. 

La investigación puntualiza que en general, en 2020 el 70 por ciento de los compradores consumió a través en sitios web, otro 23 por ciento vía apps y un siete por ciento en redes sociales, algo que hasta 2019 no se daba en esa magnitud. 

Cómo es el nuevo comprador 

¿Cómo ese ese nuevo «consumidor post-pandemia» que sumó masivamente al canal digital en 2020?

En síntesis, el perfil trazado por el estudio de Cace refleja que es de  perfil socioeconomico medio y medio bajo; tiende a estar en los extremos etáreos (18 a 20 años y más 45 años), busca y compra principalmente por celular y es más inmeduro en el uso del canal, lo que lo torna más exigente en materia de costos de envío, demora y asesoramiento online. 

Otro indicio de maduración y regularización de la compra digital es la preferencia definitiva por la recepción en domicilio del consumidor, modalidad que dejó atrás al retiro en punto de venta y luego en sede de operador logístico. 

Qué se compró: los gandores

El 2020 también llegó con un fuerte cambio en el desempeño de las distintas categorías de productos. La pandemia sacó del histórico primer lugar a «viajes», el segmento que más movimiento económico generaba hasta 2019 en el canal. 

Por nivel de facturación, la tecnología (computadoras, celulares, productos de gaming, etc.) quedó en primer lugar con 153,1 millones de pesos; seguida por la «estrella» de la pandemia: «alimentos y bebidas». 

La venta de ese tipo de productos movió 149,7 millones de pesos y fue la que más creció internualemnte en 2020: 260 por ciento. El salto de tecnología, en tanto, fue del 231 por ciento. 

El tercero lugar por facturación fue para «artículos del hogar» (119 millones, 207 por ciento más que un año atrás). Más abajo en facturación pero con fuerte crecimiento se ubicó materiales y herramientras de construcción: movió 24,6 millones, 252 por ciento más que en 2019. 

Desde el punto de vista del consumidor y atiendo a volúmenes de compra (no mangintud de ticket promedio), la categoría más popular fue indumentaria y artículos deportivos; seguida por indumentaria no deportiva y alimentos y bebidas en tercer lugar. 

Mobile. El celular se afianza como vía de compra digital, incluso en los sectores más humildes.