En medio de las protestas, el presidente de Paraguay pidió la renuncia de todos sus ministros

0
2

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, pidió este sábado a todos los ministros de su Gobierno que pongan sus cargos a disposición y se comprometió a «escuchar» a la ciudadanía tras las masivas protestas del viernes que se saldaron con al menos 21 heridos.

El ministro de Tecnologías de la Información y Comunicación, Juan Manuel Brunetti, compareció para explicar la medida adoptada por Abdo Benítez, reunido con su Gobierno en la Mburuvicha Róga, sede oficial de la Presidencia, para tratar la situación.

«Vengo a anunciarles, en nombre del presidente, que él ha escuchado a la ciudadanía. Llama a la paz, a la calma entre los paraguayos, respeta a las manifestaciones pacíficas. En ese sentido, hoy convocó a su gabinete y pidió a todos sus miembros que pongan sus cargos a disposición», explicó Brunetti en declaraciones recogidas por el diario paraguayo ‘ABC Color’.

Brunetti anunció además una rueda de prensa de Abdo Benítez para informar sobre los cambios dentro de su gabinete. El ministro destacó que el presidente tuvo en cuenta la reacción ciudadana y las protestas para tomar la decisión de exigir a sus ministros que pongan sus cargos a disposición.

«Oportunamente, en el día de hoy va a hablar con la ciudadanía, va a anunciar los cambios. Lo que queremos es que sepan que el mensaje de la ciudadanía llegó al Presidente», indicó.

Al menos 21 personas resultaron heridas en la movilización del viernes contra el Gobierno de Paraguay, en protesta por la corrupción y por la gestión del sistema sanitario, con profesionales sanitarios que reclaman suministros para poder hacer frente a la pandemia de coronavirus. Hay convocadas nuevas movilizaciones para este domingo.

Inflitrados

El ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, declaró el viernes tras los incidentes que la violencia fue provocada por un grupo de «infiltrados» que no formaba parte de los manifestantes.

Ya el sábado, Giuzzio anunció que la Asesoría Jurídica de la Policía y del Ministerio Público presentarán una imputación penal contra estos «infiltrados». «El informe que recibimos y a vista se vio perfectamente que un grupo se estaban manifestando, saltando y en un momento dado se dio una orden y comenzó el disturbio. La manifestación era absolutamente pacífica», explicó, al tiempo que apuntó a «barras bravas» por los disturbios.

Giuzzio aseguró que el presidente Abdo Benítez «quiere paz», y más en tiempo de pandemia, por lo que «desde el viernes se pidió a la Policía ir a la marcha sin armas, no se ordenó la represión».

«El Presidente acepta y es consciente de esta manifestación ciudadana. Eso pues hacen los demócratas. Él tiene hijos, tiene familia y no quiere conflictos, y menos en época de pandemia. El Presidente, a pesar de su pasado stronista, es uno de los mayores demócratas. Él tiene en su gabinete gente que no es colorada», subrayó.

Mientras, desde la oposición, pidieron la dimisión del presidente y del vicepresidente Hugo Velázquez y han advertido de que de lo contrario impulsarán un juicio político y han emplazado a la población a continuar con las movilizaciones. Igualmente han rechazado cualquier posibilidad de negociar con el oficialismo.

«Se tienen que ir, el presidente y el vicepresidente se tienen que ir. Estamos reunidos para ver un plan de trabajo. Hemos pagado por vacunas que hoy no están», argumentó Efraín Alegre, del Partido Liberal.

Por su parte, el representante del Frente Guazú, Carlos Filizzola, también respaldó el «legítimo derecho» a manifestarse y condenó la represión policial. «Instamos a la ciudadanía a que se sigan movilizando. Tienen que irse Mario Abdo y Hugo Velázquez», subrayó, al tiempo que apostó a que el presidente del Congreso, Óscar Salomón, asuma el liderazgo y convoque inmediatamente elecciones.

En ese sentido, rechazó las dimisiones de ministros anunciadas por la Presidencia porque «un cambio de nombres no sirve, hay que cambiar el modelo».

El Gobierno admitió recientemente que había escasez de medicamentos para tratar a pacientes de Covid-19 y que casi todas las camas de cuidados intensivos de los hospitales públicos estaban llenas. Ante esta situación, el ministro de Sanidad, Julio Mazzoleni, dimitió este viernes.

Paraguay se encuentra en máximos históricos de contagios, con más de 1.500 nuevos casos diarios y más de 300 pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos, por lo que el sistema sanitario se encuentra bajo una enorme presión. El país acumula 165.811 casos y 3.278 muertes desde el inicio de la pandemia.

La policía antidisturbios persigue a un manifestante durante una protesta contra el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, en Paraguay. (AP)
Jóvenes protestan contra el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez en respuesta a la escasez de medicamentos para los pacientes con Covid-19 en Paraguay. (AP)
La policía antidisturbios persigue a un manifestante durante una protesta contra el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, en Paraguay. (AP)