La jugada más riesgosa del Presidente: que los salarios le ganen a la inflación

0
0

Pese a que índice de inflación en los primeros dos meses del año (7,6% entre enero y febrero) le juega en contra, el presidente Alberto Fernández sostienen en los gremios más afines su plan de recuperación del poder adquisitivo de los salarios: que las paritarias estén por encima de la inflación durante este año.

El 18 de febrero pasado, el presidente de la Nación recibió en la Casa Rosada a tres sindicalistas más cercanos a su gestión: Hugo Yasky (CTA); Roberto Baradel, líder de los docentes bonaerenses (Suteba), y Sonia Alesso, referente de los maestros nacionales (Ctera).

En ese encuentro, Alberto Fernández planteó su objetivo para el corriente año. Que la inflación no supere el 31%, mientras que los acuerdos salariales estén en el orden del 35%.

“Tenemos que mejorar la capacidad de compra de los trabajadores para incentivar el consumo, de lo contrario no hay economía que aguante”, habría sido la frase del jefe del Estado ante los gremialistas más cercanos al oficialismo nacional.

Aunque en el Presupuesto que fue aprobado por el Congreso figura el 29% como la inflación prevista para este año, por lo bajo, en el Gobierno ya admiten un número superior: “Que no supere el 31%”.

En reciente declaraciones periodísticas, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se pronunció en el mismo sentido.

“Haremos todo lo posible para que la inflación no supere el 30 por ciento”, dijo el lunes pasado, al programa Odisea Argentina que se emite en el canal porteño La Nación+.

Ante de la repregunta sobre si se alcanzaba ese objetivo, cuando la inflación de enero fue del cuatro por ciento y en febrero del 3,6%, Guzmán no se movió de su postura.

“Vamos a trabajar para que la inflación baje unos seis puntos respecto al año pasado”, respondió el titular del Palacio de Hacienda. El año pasado, la inflación fue del 36,1%.

El eje de las paritarias

Aquella reunión en la Casa Rosada no fue un encuentro más. Lo que el Presidente les dijo a los tres sindicalistas es lo que está rigiendo las discusiones paritarias, tanto en el sector privado como en el estatal.

El ejemplo más claro fue lo que sucedió en Córdoba.

El gobernador Juan Schiaretti había acordado con la mayoría de los gremios estatales una paritaria por el primer semestre, con el 17 por ciento de aumento.

Sin embargo, el gremio docente (UEPC) rechazó esa propuesta y pidió un acuerdo anual, con un 35% de suba salarial.

La posición del gremio cordobés fue irreductible. La paritaria provincial debía ir en línea con lo ya se había consensuado a nivel nacional: un 35% para todo 2021.

Ante la complicación de no poder cerrar un acuerdo semestral, en el Centro Cívico modificaron la oferta.

Respetaron la pauta del 17,5 para el primer semestre y un porcentaje similar para el segundo, pero en una paritaria anual.

La mayor discusión fue la cláusula de revisión de acuerdo en noviembre, si la inflación supera el índice que pronosticó el Gobierno nacional.

Cuando transcurre la tercera semana de marzo, las estimaciones de los privados marcan que para este mes la inflación será algo menor a febrero, pero que será superior al tres por ciento.

Por lo tanto, con un acumulado de alrededor –como mínimo– del 11 por ciento para el primer trimestre del año, para cumplir la meta oficial de no superar el 31%, en los próximos nueve meses, la suba de precios se debería ubicar por debajo del dos por ciento.

Control de precios

Ante la alarma que generaron los dos primeros meses del año con alto nivel de inflación, y un marzo que pinta para algo similar, el Gobierno nacional apuró el control de precios, especialmente, en los alimentos, además de tratar de “planchar” el dólar para evitar que no haya transferencia a los precios.

El propio ministro Guzmán le tiró responsabilidades a las empresas por la suba de los precios.

“El Gobierno está cumpliendo con la política cambiaria. Los gremios están alineados con las pautas en las discusiones paritarias, ahora deben cumplir las empresas para que no suban los precios”, dijo el ministro de Economía.

El Gobierno les tira la pelota a las empresas, pero los empresarios la devuelven envenenada. “La presión fiscal es insoportable”, se quejan por lo bajo.

Los próximos meses serán vitales para conocer cuál será la evolución de los precios, pero queda claro que el objetivo de que los salarios le ganan a la inflación es la jugada más riesgosa para el Presidente de la Nación, en un año electoral.

PARITARIA_DOS__1616012246.jpg
Reunión. El 18 de febrero pasado, el Presidente se reunió con sindicalistas. Les comunicó su estrategia para las paritarias. (Casa Rosada)
PARITARIA_DOS__1616012246.jpg