Un tiroteo en Atlanta deja 8 personas muertas en salones de masajes

0
1

Un joven de 21 años abrió fuego en tres salones de masajes, asesinando a ocho personas, de las cuales 6 eran mujeres asiáticas.

Los violentos episodios ocurrieron el martes por la tarde en la ciudad de Atlanta y el condado de Cherokee, estado de Georgia

Robert Aaron Long fue detenido horas después en una autopista camino a Florida. La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, dijo que era Long se dirigía a «realizar otros actos» y que era «muy probable de que hubiera habido más víctimas». 

Long no resistió el arresto y cuando fue interrogado admitió ser el autor del tiroteo, por lo que fue luego imputado por ocho cargos de homicidio, acorde al Departamento del Sheriff del condado de Cherokee. 

El joven negó que el motivo de los ataques contra seis mujeres asiáticas fuera racista. 

«Aparentemente tiene un problema, lo que considera una adicción al sexo, y ve estos lugares como una tentación para él que quería eliminar», dijo el capitán Jay Baker. Aun así, las causas del tiroteo siguen en investigación.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha denunciado, por su parte, la «brutalidad» que la comunidad asiática está siendo víctima con mayor asiduidad en los últimos meses y ha avanzado que aunque no se conoce aún la motivación de los tiroteos, lo cierto es que «la comunidad asiático americana está muy preocupada».

Por su parte, la vicepresidenta Kamala Harris, la primera asiática-estadounidense en ocupar el cargo, mostró sus condolencias este miércoles: «Quiero decirle a nuestra comunidad asiático-estadounidense que estamos con ustedes y entendemos cómo esto ha asustado y conmocionado a toda la gente».

El FBI y el resto de autoridades policiales de Estados Unidos han alertado de un drástico aumento de los ataques contra la comunidad asiática en el país desde que estalló la crisis sanitaria del coronavirus, en especial contra las mujeres.

Robert Long atacó tres salones antes de ser detenido por la policía. (AP)
Robert Aaron Long, de 21 años, admitió ser el autor de la masacre. (BBC)