Reseña de «Big Data»: La importancia de conocer nuestros datos

0
0

Uno de los muchos argumentos en contra del voto electrónico tiene base en la confianza que genera el sistema en los votantes. Además de ser confiable, la emisión del voto debe parecer confiable. Se postula que sólo de esta manera el grueso de la población, que no conoce en detalle cómo funciona el sistema, podrá ejercer su derecho sin dudar de su legitimidad. El vilipendiado voto en papel tiene la ventaja de ser muy sencillo para la comprensión de toda la sociedad.

Con los nuevos desarrollos tecnológicos apoyados en inteligencia artificial pareciera que ocurre casi lo contrario. La gran mayoría de los usuarios disfruta de los servicios digitales que utilizan datos para dar soluciones a nuestros problemas. Muy poca gente repara en cómo se llega a ese nivel de precisión, mediante qué técnicas y, fundamentalmente, a qué costo. Además, a muy poca gente le preocupa realmente, a pesar de los recientes casos de resonancia mediática (como lo de Cambridge Analytica, por citar el caso más relevante).

En su libro Big Data, el economista Walter Sosa Escudero nos invita a introducirnos al mundo de la estadística y sus usos en la actualidad. Buena parte de las tecnologías que nos sorprenden día a día trabajan a partir de técnicas y conceptos “básicos” que Escudero presenta muy bien en este trabajo. Modelos de regresión, árboles de decisión, validación cruzada y muchos más. 

El libro hace un recorrido lúdico por las distintas preguntas que puede hacerse alguien totalmente ajeno a este mundo.

Así como durante muchos años una máxima de los padres de clase media fue mandar a sus hijos a Inglés (a veces hasta “por las dudas”), el conocimiento sobre datos y su uso en profundidad se presenta en la actualidad como un deber, o al menos como una oportunidad muy interesante. Cada vez son más las carreras ligadas a la ciencia de datos y las empresas ven con buenos ojos tener a profesionales con estos conocimientos.

La duda que nace es si el conocimiento sobre el uso de datos debe quedar en manos de especialistas o debería haber una concientización general en torno a ello. La inteligencia artificial está presente en muchos más aspectos de la vida cotidiana de los que creemos y eso solo seguirá aumentando con el tiempo. Si la salud, la justicia y la educación (entre otros) van a utilizar estas herramientas para brindar mejores resultados, es menester que los aspectos básicos de su funcionamiento sean de público conocimiento.

Los sesgos en sistemas de inteligencia artificial son comunes y a medida que estas tecnologías sigan ganando protagonismo nos enfrentaremos a más problemas y de mayor gravedad. Que la ciudadanía pase de una actitud pasiva a una activa es necesario para poder anticiparnos a posibles implementaciones tecnológicas que tomen decisiones que no entendemos. No hace falta conocer todos los elementos de un algoritmo para entender qué se hace actualmente con los datos que generamos todos los días y cómo funciona hoy el mundo y la economía que nos rodea.

Big Data
Walter Sosa Escudero
Editorial Siglo XXI
208 páginas
2019
$ 599
 

Big-Data-Libros_1575666468.jpg