Viviana Canosa: “Tuve cáncer; lloré y temí morir por mi hija”

0
1

Viviana Canosa vivió un 2019 con mucho aprendizaje espiritual: tuvo experiencias muy fuertes porque medita mucho. “No hay un solo día en que no medite por lo menos dos o tres veces. Tuve una maestra espiritual muy fuerte en momentos muy duros de mi vida, hace tres años, cuando pensé que algo muy grave me iba a pasar y me iba a morir”, revela en diálogo con Teleshow

En la entrevista, la conductora contó que tuvo cáncer de mama hace tres años y que transitó gran parte de la enfermedad sin contarle ni siquiera a su familia.

“Tuve un carcinoma in situ en una lola. Esto no lo conté nunca”, lanzó Viviana, y prosiguió a contar cómo fue que se enteró. “Me fui a hacer una mamografía, la mujer que me hizo la ecografía me dijo: ‘Noto algo raro. Me preocupa’. No dije nada en mi casa, a nadie. Me pedí un turno, me fui a hacer otra mamografía. Me hicieron la ecografía, la mamografía, y me encontraron un carcinoma in situ. No dije nada. Me pincharon para ver la gravedad que tenía; era muy grave. No dije nada. Fui sola a hacerme todo”.

La conductora dijo que no le contó a nadie para no asustarlos y reveló que sintió miedo de morir, pero no por ella, sino por su hija Martina que tiene 3 años. Sin embargo, se tomó la enfermedad como “una prueba de la vida”, y tuvo la valentía de seguir adelante con el proceso. “El día que vi los resultados y el médico me dijo: ‘Esto es muy preocupante, no hay nada tomado, pero hay algo que hay que sacar cuanto antes’, dije: “Dame un turno ya”. Me fui al Mater Dei y me operé”, narró Canosa.

En un primer momento ni siquiera se lo comentó a su familia. Su esposo estaba de viaje razón por la cual Viviana guardó silencio durante 20 días. Esperó a que llegara para contarle.

“Solo lo supieron mi marido, mi mamá, mi papá. Muy valiente me fui a operar, diciendo: ‘Bueno, ya está, Dios me pone una prueba la voy a superar”. Me lo saqué, no había nada tomado, la lola me quedó perfecta. Después fue muy genial porque volví a mi casa toda vendada, no lo supo nadie, ni la gente que trabajaba en mi casa. A Martina le dije que estaba muy contracturada y que me dolía mucho todo el cuerpo, que iba a estar en cama unos días. Así pasé mi post operatorio. Lo superé, como superé tantas cosas en mi vida”, dijo Canosa.

Además contó que si bien debe hacerse controles regularmente, tuvo la suerte de no tener que pasar por quimioterapia ni rayos. 

Sin embargo, a pesar de su valentía y entereza para encarar una situación como tal, Canosa confesó que lloró mucho. “Lloré mucho porque tenía miedo de Martina. ‘¿Quién me la va a cuidar? ¿Quién le va a enseñar? ¿Quién la va a educar? ¿Quién la va a llevar por el mejor camino?’. Pero lo viví con naturalidad (…) Si le pasa a todo el mundo, yo no soy una extraterrestre”.

Finalmente, expresó: “No soy víctima de nada. Entendí que en la vida no hay que ser víctima de nada. Lo superé, y acá estoy”.

Canosa_1576335177.jpg