Con las medidas, proyectan un mejor resultado fiscal que el esperado

0
0

El déficit primario como porcentaje del producto interno bruto (PIB) del año que viene podría ser del 0,9 por ciento. Es prácticamente el mismo resultado con el que finalizará el 2019 (0,8%) y casi la mitad respecto de lo que se esperaba antes del 10 de diciembre, previo al nuevo plan económico.

Por supuesto, siempre teniendo en cuenta que el proyecto se apruebe como se presentó por el Ejecutivo en Diputados.

Así lo indica un informe publicado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) en el que los economistas de la consultora estudiaron los distintos escenarios posibles generados a partir de la aplicación de las medidas que propone el gobierno entrante de Alberto Fernández.

El estudio supone una serie de variables que no están explicitadas en la megaley y que dependerá de cómo las aplique el Ejecutivo. Especialmente en lo que tiene que ver con la forma en que se ajusten las jubilaciones el año que viene y la manera en que se compense a las empresas el congelamiento de las tarifas.

“Del análisis realizado y presentado en este informe surge que el gobierno buscará lograr una recuperación de la actividad económica sin modificar sustancialmente el déficit primario de 2019”, dice el estudio, que también dice que “se parte de un déficit primario estimado para 2019 de 0,8%” y que “previo a la asunción del gobierno actual, el déficit primario 2020 hubiera llegado a 1,6% del PIB. Esto, “en una situación sin modificaciones”, es decir, sin aplicar el nuevo proyecto.

El informe dice que por el lado de las medidas que mejoran la posición fiscal del gobierno está, por ejemplo, que se suspende la reforma tributaria y la ley de movilidad de ajuste de jubilaciones y AUH. “Ambas medidas en conjunto implican una mejora del resultado primario equivalente a un 0,77% del PIB”, dice el Iaraf.Por otro lado, se generarán ingresos extra por el paquete de medidas impositivas. Entre las más relevantes está el aumento de los derechos de exportación (+0,4% del PIB), el aumento de Bienes Personales (+0,27%) y el nuevo Impuesto a la compra y ahorro minoristas en dólares (+0,31%), entre otras.

“Lo relevante es que en conjunto todo el paquete de mayores ingresos aportaría 1% del PIB”, dice el informe.

Por el lado del gasto, aportará al déficit el bono de 5.000 pesos a los jubilados y AUH, además de la tarjeta de alimentos, los microcréditos y la devolución del IVA a algunos sectores.

“Considerando todos los cambios propuestos por el nuevo gobierno, el nuevo resultado primario del año 2020 sería deficitario por solamente 0,1% del PIB en 2020, en lugar del esperado del 1,6% en negativo calculado antes del cambio de gobierno”, dice la investigación.

Sin embargo, hay que tener en cuenta más datos que empeorarían ese resultado. “Debe considerarse la posibilidad de tener que satisfacer demandas internas en, al menos, jubilaciones, pensiones, AUH y también subsidios a los servicios públicos”, dice el Iaraf.

“El resultado primario 2020, tomando en cuenta estas políticas que tienen alta probabilidad de ocurrencia (subsidios e incremento a jubilados), sería de un déficit de 0,9% del PIB. Es decir, se podría alcanzar un resultado primario deficitario cercano al de 2019, pero con una fuerte redistribución de recursos entre sectores de la población, llevada a cabo por la política fiscal”, explica el informe.

Y concluye: “Si el gobierno pudiera administrar los recursos dentro de este marco, podría mostrar que sin aumentar el déficit primario de 2019, generaría expansión de la economía vía consumo”.

El Iaraf aclara que debería completarse esto con una “buena negociación con los bonistas y con el FMI”. “No hay una etapa para cada acción del gobierno. Todos los frentes deben ser discutidos en simultáneo. Será clave no dar un paso en falso en 2020”, dice.

Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación.