El oficialismo negoció para sacar la emergencia

0
1

Finalmente, hoy habrá dos sesiones en la Cámara de Diputados: una, para que jure una veintena de diputados reemplazantes de otros que renunciaron, y la otra, inmediatamente después, para debatir el megaproyecto de emergencia del gobierno de Alberto Fernández, que ahora, tras un entendimiento entre el oficialismo y la oposición sobre aspectos de forma y fondo, sí se encamina a convertirse en ley esta misma semana.

El martes a la noche, el interbloque Juntos por el Cambio (JPC) había lanzado una bomba: avisó que sus 119 diputados (de los 257) no iban a bajar al recinto por considerar que la iniciativa implicaba “cerrar el Congreso”, como consecuencia de la delegación de facultades al Poder Ejecutivo.

La decisión orgánica de la coalición del PRO, la UCR y la Coalición Cívica-ARI significaba lisa y llanamente que la sesión no podía realizarse porque al Frente de Todos (FDT) no le alcanzaba ni con el apoyo de sus aliados opositores para llegar al cuórum.

Es que, originalmente, en una única sesión iban a jurar los diputados nuevos y se debatiría el proyecto. Como JPC no iba a bajar a esa única sesión, no iba a haber cuórum para nada. Y, sin los reemplazantes, el FDT contaba unas 100 bancas y quedaba lejos de los 129 necesarios para iniciar la reunión.

Ayer, por pedido de JPC, el oficialismo accedió a realizar dos sesiones: la de las juras, a las 14, y la del megaproyecto, a las 15.

Con los nuevos diputados ya asumidos, ahora se espera que haya cuórum de sobra para el debate del megaproyecto, que también reuniría el número suficiente para ser aprobado en general, pero con la incógnita sobre algunos artículos.

Trasfondo

Según pudo saber La Voz, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, se molestó con la decisión de JPC de poner en riesgo las juras.

El interbloque opositor, que conduce el radical Mario Negri, le hizo saber que no estaba en su espíritu obstaculizar las asunciones, sino que el problema era que estas se debían producir en la misma sesión en que se debatiría el proyecto.

JPC argumentó que contribuir al cuórum para un proyecto de emergencias significaba admitir que Mauricio Macri dejó “tierra arrasada”.

La solución que le ofreció entonces JPC a Massa fue hacer dos sesiones. El presidente de la Cámara inicialmente se opuso e insistió en una sola sesión, amenazando con pedir la renuncia de funcionarios para que reasumieran en sus bancas con el fin de lograr el cuórum.

Al parecer no cayó bien en la Casa Rosada esta idea de Massa, quien finalmente cedió ante el planteo de JPC y de ese modo, por fin, habrá cuórum.

Sin embargo, el proyecto no se aprobará tal como lo mandó el Ejecutivo: a sabiendas de que JPC lo rechazará, el oficialismo, con negociaciones encabezadas por Máximo Kirchner, atendió planteos sobre el contenido que realizó la oposición aliada; en particular, sobre retenciones, jubilaciones e impuesto del 30 por ciento a compras con tarjeta en el exterior.

Cambios

El proyecto establece la suspensión por seis meses de la fórmula mediante la cual se aumentan las jubilaciones. El Interbloque Federal, que preside el bonaerense Eduardo “Bali” Bucca, e integran, entre otros, Graciela Camaño y los cuatro peronistas cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti, pidió cambiarlo.

Dicen que, sin perjuicio de que el Gobierno otorgará como compensación dos sumas fijas de cinco mil pesos cada una en enero y en febrero, hay que darle certezas a una franja de jubilados que están por encima del haber mínimo y que cobran hasta 30 mil pesos de que no perderán poder adquisitivo.

Por eso, proponen que el aumento que disponga el Ejecutivo (mientras en seis meses se diseña una nueva fórmula) no sea en ningún caso inferior al que resultaría de seguir en vigor la fórmula actual.

En el oficialismo hicieron saber que hoy mismo se conocería una resolución de la Anses que establecerá una compensación específica para jubilados que cobren hasta 20 mil pesos.

Además, la propuesta establece nuevos máximos porcentuales de retenciones a exportaciones agropecuarias. En el caso de la soja, hasta el 33 por ciento (actualmente, están en el 30 por ciento).

Respecto de este artículo, el 48°, el Interbloque Federal pidió un alivio particular para pequeños y medianos productores, teniendo en cuenta las distancias a los puertos y el tipo de producción: no es lo mismo la soja de la región central del país que la lana de Santa Cruz.

“Es importante que entiendan que ‘el campo’ no son 10 grandes empresas exportadoras, sino decenas de miles de chacareros, trabajadores, mujeres y hombres que invierten para producir”, dijeron, y señalaron: “No deben aumentarse retenciones por encima de 30 por ciento a soja y de 12 por ciento a otros productos; eso es lo que ya dejó (Mauricio) Macri”.

Dólar turista

El proyecto establece también el impuesto Pais, que gravará con un 30 por ciento la compra de dólares para atesoramiento: con tarjeta de crédito y de débito en el exterior; a través de sitios que facturen en dólares; de servicios en el exterior, y de pasajes al exterior.

El Interbloque Federal pide que ese 30 por ciento extra sobre el tipo de cambio se tome a cuenta del Impuesto a las Ganancias.

Como es creación de nuevo impuesto, el reglamento y la Constitución establecen que se necesita la mayoría absoluta de los votos, es decir, 129 sufragios. El oficialismo deberá tener trabajado ese número para cuando se vote en particular este artículo, lo que podría ser en la madrugada del viernes.

De inmediato, la media sanción se giraría al Senado, que ya convocó a su sesión para las 14 de ese día, con segura sanción.

Hasta la madrugada: Larga jornada

El tratamiento se extenderá durante toda la tarde de hoy.

La segunda sesión del día en la que se tratará el megaproyecto del oficialismo comenzará a las 15 y se estima que finalizará en la madrugada del viernes. Inmediatamente, pasará al Senado para ser ley.
 

Plenario. En reunión de comisiones conjuntas, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, defendió los aspectos del megaproyecto que se debatirá hoy en Diputados. (Télam)