Katie Findlay: Las comedias románticas deben cambiar

0
10

Todd es un joven cándido, verborrágico e intenso, que no sabe muy bien hacia dónde va su deseo aunque todos a su alrededor hayan concluido que es gay. Rory es una chica vivaz, inteligente, que busca conseguir un trabajo como actriz y se harta de chocarse con castings humillantes y personajes femeninos que considera insultantes. Fue víctima de un abuso y por eso prefiere mantener distancia con los hombres. Todd y Rory, un día, se conocen.

Lo que podría ser una clásica historia de “chica-conoce-chico” es un relato más complejo sobre las infinitas maneras de entender el amor y el romance entre dos personas. Tal para cual, la película de TNT Original que se estrena este lunes a las 22 por TNT es, en ese sentido, una comedia romántica que abre el espectro de un género gastado.

La relación entre Todd y Rory tiene además, otros condimentos. Ambos se declaran enamorados aunque deciden no tener relaciones sexuales. Ambos intentan descubrir en lo laboral y personal qué quieren y adónde ir. Todd tiene trastorno obsesivo compulsivo y se abre en ese otro gran tema del filme.  

Escrita con ingenio, humor y agudeza por James Sweeney (que también dirige y protagoniza la historia) presenta a la actriz Katie Findlay, cuya cara resultará familiar porque era la joven Rosie Larsen en la serie The Killing. Findlay también actuó en The Carrie Diaries y en How to Get Away With Murder.

«En sus diálogos, James encuentra la manera de incluir la ansiedad existencialista millennial de cómo vivir en este mundo, cómo tratar de estar mejor», dice Findlay en entrevista con VOS.

–¿Creés que películas como “Tal para cual” aparecen porque las comedias románticas tradicionales están en crisis?

–Creo que las comedias románticas tienen que cambiar con el mundo. Y el mundo no está formado solo personas heterosexuales, ni personas homosexuales, ni solo hombres y mujeres. Si queremos hacer películas sobre como las personas se aman, tenemos que abrirnos a lo que realmente sucede. 

–La película cambia la idea del final típico de comedia romántica: es un final abierto. ¿Por qué esa decisión? 

–James, que al fin y al cabo es el jefe, no tiene por qué discutir esas decisiones conmigo, pero lo hizo, porque es atento. Hablamos de cómo se sentía irrespetuoso o muy fácil para los dos personajes, que están viviendo un largo viaje (él está tratando de averiguar qué es bueno para su corazón, ella está transitando un gran trauma), interrumpir esos procesos y poner un moño al final, haciendo de cuentas que estar juntos es lo correcto. O que estar separados es lo correcto. Queríamos darles lugar para que sean quienes necesitan ser para conocerse. La intimidad que construyeron seguirá ahí.

–¿Creés que la película está hablando de temas que afectan a las nuevas generaciones?

–Sí, creo que mientras el mundo reconoce cada vez más que la sexualidad de las personas se desarrolla en espectros muchos más amplios de los que conocemos o vemos, tener películas que permitan a más personas participar es importante. El tema de la sexualidad, de la identidad, de la intimidad, y de vivir como la persona que realmente sos es un gran tema, es algo que se está discutiendo por suerte mucho más ahora que antes. Algo que amo de Tal para cual es que estas discusiones se tratan como si fueran normales, la manera casual de por sentado que la bisexualidad existe, que las personas asexuadas existen. Y eso siempre fue así, solo que no lo escuchamos lo suficiente.

Velocidad crucero

Tal para cual tiene diálogos que avanzan a la velocidad de la luz, rápidos y verborrágicos como una película de Aaron Sorkin, pero plagados de guiños, citas y chistes referidos a la cultural millennial. Al ver las escenas, parecen imposibles de memorizar. Sobre eso, aclara la actriz: «James es un gran escritor y cuando la escritura es buena, el diálogo es más fácil de recordar, porque hace sentido. Pero fue complejo. Una escena de discusión en la cocina nos llevó ocho horas hasta lograrla. Naturalmente, ambos hablamos rápido en la vida real, pero no con esa elocuencia».

–La película tiene muchos chistes referidos a la cultura popular, desde a la serie “Will and Grace” hasta a comentarios sobre Katie Holmes. ¿Los discutían antes de llevarlos a escena?

–A veces, si algo parecía ofensivo, teníamos una discusión sobre si realmente era ofensivo de manera chispeante o si era ofensivo porque lastimaba a alguien. Ese proceso fue de James, esta película es su bebé, pero a veces me preguntaba si algo era gracioso, si funcionaba, si era mejor repetirlo o cuántas veces íbamos a nombrar a Ellen de Generes.

–La película empieza de manera liviana y divertida y, sobre el final, se asoma el drama. ¿Cómo fue como performer cambiar ese tono?

–Fue un desafío. Esto va a sonar tonto, pero se siente un regalo como actriz tener un guion tan bueno y que te digan: “Usá todo lo que tengas, sentí todo lo que quieras”. No en todos los roles podés pasar por tantos espacios artísticos.

Para ver

Tal para cual. Escrita y dirigida por James Sweeney. Con James Sweeney, Katie Findlay, Dana Drori, James Scully. Producción de TNT Original. Se estrena este lunes, a las 22 por TNT.

Katie Findlay y James Sweeney en «Tal para cual» (TNT)
Katie Findlay y James Sweeney en «Tal para cual» (TNT)
Katie Findlay y James Sweeney en «Tal para cual» (TNT)