Inglaterra: viralizan las viandas vergonzosas que recibieron los niños pobres y crece la polémica

0
2

El anuncio del endurecimiento de la cuarentena en Inglaterra supuso un cambio en las rutinas de, por ejemplo, los comedores escolares. Estos últimos fueron cerrados por las próximas dos semanas, debido al avance del coronavirus en aquel país, y las instituciones repartieron bolsones a las familias beneficiarias para solventar la alimentación de los niños.

La polémica se generó cuando algunos padres comenzaron a viralizar en las redes lo que contenía el bolsón con el que supuestamente debían alimentar a sus hijos durante dos semanas: tres manzanas, dos bananas, dos zanahorias, dos papas, una lata de porotos, un pan lactal con fetas de queso, algo de fideos y cinco golosinas. 

Esos son los alimentos que el estado británico proveyó a los alumnos para que consuman en las nuevas dos semanas de confinamiento. Según la ley de aquel país, eso debería alcanzar para “almuerzos nutritivos” durante el tiempo que estén en casa.

Si bien el valor de los alimentos recibidos debía rondar las 30 libras, una mamá que posteó la foto dijo que en esos productos no se habrían gastado más de 5. Pidiendo conservar su anonimato, le dijo a la BBC: “Cuando abrí ese paquete de comida miré el contenido, me sentí muy triste y deprimida”.

“¿Dónde se ha ido el resto de la comida? ¿Por qué es tan mala?”, agregó.

El primer ministro británico,Boris Johnson, habló después de la polémica que generó este asunto. El mandatario calificó de “vergonzosas” las imágenes colgadas en internet y criticó la calidad de los alimentos. “Son espantosos y un insulto a las familias que lo recibieron”, indicó.

En comunicación con la BBC, otra familia de bajos recursos dijo que recibió pan congelado, tomates en lata, fideos y queso rallado en una bolsa de plástico y galletas. Otros denunciaron haber recibido hasta un paquete de harina e instrucciones para amasar y hornear ocho panes. Otra mamá se preguntó: “¿Qué se supone debo hacer con una sola papa?”.

Vicky Ford, ministra para la Niñez y las Familias, dijo ante la polémica que “las fotos que se comparten en las redes sociales son completamente inaceptables y no reflejan el alto nivel de comidas escolares gratuitas que esperamos que se envíen a los niños”.

El ministro de Educación, Gavin Williamson, dijo estar “absolutamente indignado” por los paquetes distribuidos y señaló que el Gobierno “apoyará a cualquier escuela que quiera demandar a los proveedores”.

“Como padre, pensé que cómo puede esperarse que una familia que reciba eso pueda preparar cinco comidas nutritivas (para los niños) como se requiere. Es inaceptable y no lo toleraremos”, agregó.

Anne Longfield, comisionada británica para la Infancia, pidió a los proveedores estatales que ofrezcan “comida verdadera en cantidades reales para familias de verdad”. Por su parte, el pediatra Max Davie opinó que  esa comida “no es suficientemente nutritiva para los niños y la gente joven”.

La empresa responsable de repartir la comida dijo que “investigaría inmediatamente” lo ocurrido y que “esto no refleja el contenido tipo de uno de nuestros paquetes”. 

Uno de los bolsones de alimentos repartidos. (@RoadsideMum)