Cómo se gestó la detención del «Pato» Cabrera en Brasil

0
1

Desde minutos antes de las 18 del jueves último, Ángel “Pato” Cabrera (51), el reconocido golfista cordobés, permanece detenido en Río de Janeiro, Brasil. Permanecerá en esa situación varios días más, hasta que se defina su extradición a la Argentina. En Córdoba, la Justicia provincial lo reclama para juzgarlo en dos causas por supuesta violencia de género, mientras se investigan otras dos denuncias más por el mismo tema. En total, son tres las mujeres denunciantes.

Cabrera había viajado en un vuelo privada desde Córdoba a Houston, Estados Unidos, el pasado 20 de julio. La fiscalía de Violencia Familiar, a cargo de Cristian Griffi, recién se enteró de esto el 14 de agosto, cuando fueron a allanarlo luego de cuatro nuevas denuncias de su exnovia, Cecilia Torres Mana por haber violado la orden de restricción.

Acercarse, llamar por teléfono o enviar un mensaje de celular son algunas de las maneras en las que se viola la restricción judicial que impide el contacto entre dos personas.

Cuando la Justicia cordobesa se dio cuenta de que Cabrera no estaba en su casa, el deportista les respondió a través de su abogado Miguel Gavier que había viajado a Estados Unidos a jugar una serie de torneos internacionales de golf. Y que iba a permanecer varios meses allí. La visa de turista lo habilitaba a permanecer hasta el próximo 21 de este mes.

Griffi pidió entonces su captura internacional. Lo mismo hicieron, días después, la fiscal de la Cámara 2ª del Crimen que va a juzgarlo, Laura Battistelli, y la vocal de ese Tribunal, Mónica Traballini.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) terminó por avalar todas las solicitudes y se libró la captura internacional en contra de Cabrera.

Sin embargo, el deportista continuó haciendo su vida normal en Illinois, Estados Unidos. En redes sociales, incluso, publicó que en octubre había sido sometido a una cirugía de muñeca izquierda. Luego, se mudó a Miami.

Los tiempos judiciales se fueron prolongando. Más allá de que Interpol ya había sido notificada de la orden de captura, para detenerlo en Estados Unidos hacía falta que la Justicia de Córdoba, vía cancillería o embajada, enviara una documentación traducida a ese país para que un juez estadounidense la analizara. La clave era si el magistrado del país del norte advertía o no si la figura penal que se le endilga a Cabrera era causal de detención en esa jurisdicción.

Todo este trámite se fue demorando más de la cuenta, por lo que los funcionarios judiciales de Córdoba llegaron a otra conclusión: era más simple esperar que se le venciera la visa de turista en Estados Unidos para que Cabrera pusiera un pie en un aeropuerto y sea detenido entonces por Interpol.

Pero nada de esto sucedió. Recién este jueves al anochecer, en Tribunales 2 de Córdoba se enteraron que Cabrera acababa de ser capturado en Brasil por Interpol.

La notificación formal de la detención se hizo este viernes, por lo que los funcionarios judiciales cordobeses se anoticiaron por la prensa de que el deportista ya no era más un prófugo.

Viajar antes de lo previsto

¿Cómo hizo el golfista para abandonar de manera legal Estados Unidos, subirse a un avión, aterrizar en el aeropuerto de Río de Janeiro y pasar sin problemas los controles de Migraciones?

Fuentes de Interpol consultadas por La Voz indicaron que Cabrera llegó a Brasil el 31 de diciembre último en un vuelo privado que aterrizó cerca de la medianoche. O sea, abandonó Estados Unidos antes del plazo máximo que tenía de permanencia por la visa de turista.

No tuvo problemas en pasar los controles de Migraciones porque aún en Brasil no estaba validada la notificación roja en su contra. Para ello, se necesita un trámite previo ante la Corte Suprema local que no se había realizado por la sencilla razón de que nadie se imaginaba que Cabrera hubiera viajado a ese país.

Por ello, el pasado 4 de este mes, cuando los agentes de Interpol revisaron las diferentes bases de datos y detectaron que Cabrera ya estaba en Río de Janeiro, comenzaron los trámites para validar la orden de captura internacional.

De manera paralela, un grupo especial comenzó con las tareas para identificar su localización en esa ciudad.

Cabrera fue detectado en un departamento en el lujoso barrio de Leblon, al sur de Río de Janeiro. Sus playas, que continúan a las de Ipanema, son consideradas entre las mejores de esa ciudad.

Los agentes federales montaron una discreta vigilancia, hasta que el jueves llegó la validación roja para su detención.

Cabrera en ningún momento opuso resistencia. Por el momento, permanecerá detenido en una dependencia de la Policía Federal Brasileña.

Ahora comienza otra etapa: la de los trámites de extradición.

La autoridad judicial que lo requiere, o sea, la Justicia de Córdoba, tiene un plazo máximo de 45 días para presentar la formal demanda de extradición por la vía diplomática.

El trámite judicial que se debe seguir en este caso es el de la extradición (o sea, llevar detenida a una persona de un país a otro por orden judicial) y no el de la deportación (cuando un país expulsa a un ciudadano extranjero). Argentina y Brasil tiene un convenio mutuo de extradición (a través de un tratado del Mercosur) que no dificulta esta clase de pedidos judiciales cuando cada país le pide la detención de un ciudadano propio al otro país.

El caso del actor Juan Darthes, radicado en Brasil desde que fue denunciado por abuso sexual, trae confusión al respecto. Darthes tiene la ciudadanía brasileña, por lo que el país de origen en este caso sí se reserva la posibilidad de denegar la extradición. Por norma, Brasil no extradita a sus nativos.

Lo concreto en el caso de Cabrera es que una vez que vía Cancillería se informe que la extradición fue concedida, comenzarán los trámites para coordinar el traslado internacional de Brasil a Córdoba.

Por lo general, todos estos trámites llevan un tiempo. Las fuentes consultadas indicaron que se seguirse los plazos usuales, no antes de fin de mes Cabrera podría estar arribando a Córdoba. “Pero al tratarse de una persona tan conocida, estos tiempos capaz que se modifiquen”, agregó otro informante.

Es que la detención del “Pato” ha sido noticia nacional e internacional en las últimas horas.

Atodo esto, el abogado del golfista sabe que tiene que trabajar contrarreloj. Pese a que ya le denegaron un pedido anterior de eximición de prisión, intentará volver a insistir con esa carta para intentar evitar que apenas llegue al aeropuerto de la ciudad de Córdoba Cabrera sea trasladado a una cárcel provincial.

El deportista tiene que ser juzgado por dos causas denunciadas por su expareja Torres Mana. Hurto simple, lesiones leves calificadas y desobediencia son las figuras penales en su contra. De manera paralela, otras dos exparejas lo han denunciado por delitos similares, causas por las que ya fue imputado pero aún no han sido elevadas a juicio.

Detenido. Ángel «Pato» Cabrera tras ser detenido en Brasil. (Interpol)